Causas moleculares del síndrome premenstrual – Video SCOTTxRT

El síndrome premenstrual (SPM) es un conjunto de síntomas que aparecen unos días antes de la menstruación. Se estima que entre el 30 y el 80% de las mujeres sufren de este síndrome en mayor o menor grado. Los síntomas incluyen tanto problemas físicos como psicológicos. Aunque no todas las mujeres en edad fértil lo padecen, es obvio que está relacionado con los cambios hormonales producidos durante el ciclo menstrual. En particular, se desencadena en la llamada fase lútea de la menstruación, que se inicia tras la ovulación y la subsiguiente generación en el ovario del cuerpo lúteo, el cual produce una importante cantidad de la hormona progesterona y también de estradiol.

 

Resultado de imagen de fase lutea

Imagen relacionada

 

La hormona luteinizante (LH o HL) u hormona luteoestimulante o lutropina es una hormona gonadotrópica de naturaleza glicoproteica que, al igual que la hormona foliculoestimulante o FSH, es producida por el lóbulo anterior de la hipófisis o glándula pituitaria.1 En el hombre es la hormona que regula la secreción de testosterona, actuando sobre las células de Leydig en los testículos; y en la mujer controla la maduración de los folículos, la ovulación, la iniciación del cuerpo lúteo y la secreción de progesterona La LH estimula la ovulación femenina y la producción de testosterona masculina.

La LH, al igual que la FSH, es regulada por retroalimentación debido a la acción de esteroides sexuales y otras hormonas sobre la hipófisis.

 

La Hormona Estimuladora del Folículo conocida como Hormona Folículo estimulante (FSH del inglés) es una hormona del tipo gonadotropina, que se encuentra en los seres humanos y otras hembras primates.
Es sintetizada y secretada por células gonadotropas de la parte anterior de la glándula pituitaria.
La FSH regula el desarrollo, el crecimiento, la maduración puberal, y los procesos reproductivos del cuerpo. En la mujer produce la maduración de los ovocitos y en los hombres la producción de espermatozoides.
La FSH y la hormona luteinizante LH actúan de forma sinérgica en la reproducción.
La FSH estimula la producción de ovocitos y de una hormona llamada estradiol durante la primera mitad del ciclo menstrual.
En los hombres, la FSH estimula la producción de espermatozoides.

 

 

https://i0.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/7/72/Testosterone_estradiol_conversion.png/400px-Testosterone_estradiol_conversion.png?w=1180&ssl=1
Sin embargo, durante la menstruación, algunas mujeres sufren incluso de problemas más serios, se trata del llamado trastorno disfórico premenstrual (TDPM), padecido por entre el 3% y el 8% de las mujeres en edad de menstruar.

Los serios síntomas del TDPM incluyen: una marcada irritabilidad, depresión grave, pensamientos suicidas, ansiedad severa, ataques de pánico, grandes cambios en el apetito, hinchazón y dolores menstruales. El TDPM se produce también durante la fase lútea, por lo que parece igualmente relacionado con los cambios hormonales propios de este proceso.

Investigadores del Instituto de Salud Mental de los EE.UU. han analizado si las hormonas propias de la fase lútea afectan de manera diferente al funcionamiento de los genes en mujeres afectadas de TDPM.
Evidentemente, los cambios en los estados de ánimo y comportamiento son probablemente debidos a efectos hormonales sobre las neuronas u otras células del sistema nervioso. Dado que no se pueden estudiar las neuronas in vivo, los investigadores analizan los cambios en el funcionamiento de los genes en células de la sangre, las cuales, curiosamente, manifiestan cambios en el funcionamiento génico durante el ciclo menstrual similares a los observados en las neuronas, al menos en el caso de animales de laboratorio. Estos análisis revelan que las hormonas de la fase lútea afectan de manera anómala al funcionamiento no solo de un gen, sino de todo un conjunto de 13 genes conocido con el esotérico nombre de ESC/E(Z).

Los autores del estudio consideran que es un descubrimiento importante para la salud de la mujer, ya que revela que los cambios de ánimo y emocionales relacionados con la menstruación no se encuentran bajo control voluntario de la mujer y, por tanto, esta no es responsable de ellos.

Más información en el Blog de divulgación de Jorge Laborda

Referencia: N. Dubey et al. (2017). The ESC/E(Z) complex, an effector of response to ovarian steroids, manifests an intrinsic difference in cells from women with premenstrual dysphoric disorder. Molecular Psychiatry, (3 January 2017) | doi:10.1038/mp.2016.229.

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar