Recuento celulas cd4

Recuento de células CD4

 

Qué se puede predecir con el recuento de CD4

Recuento de CD4 de 350: Inicio del tratamiento anti-VIH

Recuento de células CD4 igual o inferior a 200: Inicio de la terapia anti-VIH y seguimiento de otros tratamientos para prevenir infecciones

El recuento de CD4 cuando tomas tratamiento anti-VIH

Porcentaje de células CD4

Las células CD4 (en ocasiones denominadas células-T o células auxiliares) son glóbulos blancos que ayudan a organizar la respuesta de tu sistema inmunitario frente a las infecciones.

 

El recuento de CD4 es la medición del número de estas células en un milímetro cúbico de sangre (mm3, una muestra de sangre muy pequeña), no en todo el organismo. Es probable que el médico se refiera simplemente al recuento de células CD4 como un número (sin mencionar las unidades).

 

El recuento de células CD4 de una persona no infectada por VIH puede estar en un valor cualquiera entre 450 y 1.600. Sin embargo, los recuentos de CD4 pueden variar mucho entre una persona y otra. Por ejemplo, las mujeres tienden a tener recuentos de células CD4 más altos que los de los hombres.

 

Tu propio recuento de CD4 también varía y puede subir o bajar como consecuencia del estrés, el fumar, el ciclo menstrual, la píldora anticonceptiva, la actividad física reciente o incluso la hora del día. Asimismo puede disminuir si tienes una infección o enfermedad.

 

Por tanto, en vez de atribuir una importancia excesiva a un resultado aislado, tiene más sentido realizar el seguimiento de la evolución del recuento de células CD4 con el tiempo. También es mejor que el recuento de CD4 se haga en el mismo hospital y aproximadamente a la misma hora del día, siempre que sea posible. Si tienes una infección, como una gripe o un brote de herpes, lo mejor sería retrasar la prueba de recuento de CD4 hasta que te encuentres mejor.

 

Si tu recuento de CD4 es relativamente alto, no presentas síntomas y no estás tomando medicamentos anti-VIH, esta prueba sólo se hará una vez cada tres o cuatro meses (o cada seis meses, si el recuento es muy elevado).

 

No obstante, si tu recuento ha disminuido con rapidez -o si estás participando en un ensayo clínico-, es posible que tu médico sugiera que el nivel de CD4 se controle más a menudo.

 

La frecuencia con que se realiza el seguimiento del nivel de CD4 una vez iniciado el tratamiento anti-VIH dependerá de tu hospital y de lo elevado que sea ese recuento. Como regla general, cabe esperar que se compruebe en intervalos de entre tres y seis meses, aunque se hará con más frecuencia si presentas síntomas o caes enfermo.

 

Qué se puede predecir con el recuento de CD4

 

Sin una terapia anti-VIH, es probable que el recuento de células CD4 disminuya gradualmente con el tiempo.

 

El seguimiento del recuento de CD4 os ayudará a ti y a tu médico a tomar decisiones importantes acerca del tratamiento y la atención médica del VIH.

 

Recuento de CD4 de 350: Inicio del tratamiento anti-VIH

 

En general, es recomendable empezar a tomar la terapia antirretroviral si el recuento de CD4 baja a 350. Se ha comprobado que el comienzo del tratamiento anti-VIH cuando el recuento de CD4 está en torno a 350 presenta una serie de ventajas en comparación con esperar a que ese valor se haga más pequeño. Los pacientes que inician el tratamiento cuando su recuento de CD4 ronda las 350 células tienen más probabilidades de que su sistema inmunitario se recupere hasta alcanzar los niveles normales.

 

Comenzar el tratamiento cuando el recuento de células CD4 está en torno a 350 también significa que es muy poco probable que enfermes a causa del VIH. Asimismo, se ha comprobado que reduce el riesgo de que se produzcan otras enfermedades graves en el corazón, el riñón o el hígado, así como algunos tipos de cáncer.

 

Por tanto, es probable que tu médico empiece a hablar contigo acerca del tratamiento en esta etapa.

 

Recuento de células CD4 igual o inferior a 200: Inicio de la terapia anti-VIH y seguimiento de otros tratamientos para prevenir infecciones

 

Si tu recuento de células CD4 es igual o inferior a 200, deberías valorar seriamente la posibilidad de comenzar el tratamiento, ya que corres el riesgo de desarrollar algunas enfermedades graves.

 

También tendrás que empezar a tomar otros tratamientos para reducir el riesgo de que se produzcan dichas enfermedades. Esto se conoce como profilaxis, y podrás dejar de tomarla una vez aumente tu recuento de células CD4. Por ejemplo, podrías tener que tomar antibióticos para prevenir un tipo de neumonía, denominada PCP (siglas en inglés de neumonía por Pneumocystis carinii).

 

Si deseas más información sobre el inicio del tratamiento del VIH, puedes consultar el folleto de NAM: Fármacos antirretrovirales.

 

El recuento de CD4 cuando tomas tratamiento anti-VIH

 

Una vez que comienzas a tomar la terapia antirretroviral, es probable que tu recuento de células CD4 vaya aumentando de forma progresiva. La velocidad de este aumento puede variar mucho de una persona a otra. En algunos casos, pueden pasar meses o incluso años hasta que el recuento de células CD4 vuelve a alcanzar niveles normales. Si iniciaste el tratamiento con un nivel bajo de células CD4, es más probable que tu recuento tarde mucho tiempo en volver a subir. No obstante, conviene saber que incluso un aumento muy pequeño de dicho recuento puede suponer grandes beneficios para la salud.

 

Cuando ya estés en tratamiento, tu médico hará un seguimiento cada 3-6 meses del recuento de CD4, además del de la carga viral.

 

Porcentaje de células CD4

 

Aparte de realizar una prueba para determinar el recuento de CD4 que tienes, en ocasiones también se calcula qué proporción de glóbulos blancos son CD4. Esto se conoce como porcentaje de células CD4. En las personas sin VIH, el porcentaje de estas células suele ser, aproximadamente, del 40%.

 

Se considera que tener un porcentaje de células CD4 en torno al 14% es un indicador del mismo nivel de riesgo de enfermar que un recuento de CD4 de 200.

 

Un motivo por el que tu médico puede decidir determinar el porcentaje de CD4 puede ser si se ha producido una gran variación en el valor del recuento entre una prueba y otra.