Somatostatina GHIH

La somatostatina (o GHIH, del inglés Growth Hormone Inhibiting Hormone), también llamada hormona inhibidora de la hormona de crecimiento u hormona inhibidora de la liberación de la hormona de crecimiento o, para abreviar, hormona inhibidora de la liberación de somatotropina) (fórmula global: C76H104N18O19S2) es una hormona proteica con 14 aminoácidos producida por las células delta del páncreas, en lugares denominados islotes de Langerhans. Interviene indirectamente en la regulación de la glucemia e inhibe la secreción de insulina y glucagón. La secreción de la somatostatina está regulada por los altos niveles de glucosa, aminoácidos, de glucagón, de ácidos grasos libres y de diversas hormonas gastrointestinales. Su déficit o su exceso provocan indirectamente trastornos en el metabolismo de los carbohidratos. También es secretada por el hipotálamo y por otras zonas del sistema nervioso central (región paraventricular anterior, capa externa de la eminencia media, órgano subcomisural, glándula pineal). Inhibe la síntesis y/o secreción de la hormona del crecimiento (GH, STH o somatotropina) por parte de la adenohipófisis o hipófisis anterior, por lo que es una hormona de anti-crecimiento. También inhibe el eje hipotálamo-hipófisis-tiroides, bloqueando la respuesta de la hormona estimulante de la tiroides (TSH o tirotropina) a la hormona liberadora de tirotropina o TRH. Se secreta a nivel hipotalámico y pancreático y también endócrinamente, en la mucosa gastrointestinal; además, los tumores carcinoides pueden expresar receptores para la somatostatina y, por otra parte, se ha descubierto que tiene funciones como neurotransmisor en el sistema nervioso central.

 

Somatostatin.svg

 

Otros efectos fisiológicos de la somatostatina pancreática son:

  • Disminución de la tasa de digestión y la absorción de nutrientes por el tracto gastrointestinal para su posterior utilización.
  • Inhibición de la secreción de glucagón e insulina.
  • Inhibición de la motilidad gástrica, duodenal y de la vesícula biliar, pues limita la absorción a través del tubo digestivo.
  • Reducción de la secreción de ácido clorhídrico, pepsina, gastrina, secretina, jugo intestinal y enzimas pancreáticas.
  • Inhibición de la absorción de glucosa y triglicéridos a través de la mucosa intestinal.

Fue la primera proteína recombinante producida en E. coli. Esto supuso un éxito científico al conseguir obtener por primera vez una proteína recombinante. Sin embargo, también representó un fracaso económico, pues solo se utiliza en pacientes con problemas de crecimiento por excesiva altura (acromegalia, enfermedad muy rara y poco frecuente).

 

Los neurotransmisores que median la transmisión desde las fibras sensoriales no se han identificado de manera inequívoca.
La sustancia P y el péptido relacionado con el gen de calcitonina (CGRP, calcitonin gene-related peptide), que está presente en las fibras sensoriales aferentes en los ganglios de la raíz dorsal y en el
asta dorsal de la médula espinal son los posibles neurotransmisores que comunican los estímulos nociceptivos de la periferia a la médula espinal y estructuras más altas. En las neuronas sensoriales se han encontrado otros péptidos neuroactivos, entre los que se encuentran la somatostatina, el péptido intestinal vasoactivo (VIP, vasoactive intestinal polypeptide) y colecistocinina (Hökfelt et al., 2000) y uno o más de tales péptidos pueden participar en la transmisión de impulsos aferentes desde estructuras autonómicas. El ATP parece ser un neurotransmisor en ciertas neuronas sensoriales, lo que incluye aquellas que inervan la vejiga.

 

Por algún tiempo se creyó que la neurotransmisión en los sistemas nerviosos central y periférico dependía sólo de una sustancia transmisora. Sin embargo, se han encontrado en las terminales nerviosas péptidos como la encefalina, sustancia P, neuropéptido Y, VIP y somatostatina; purinas como ATP y adenosina y moléculas pequeñas como NO.

Tales sustancias pueden despolarizar o hiperpolarizar las terminales nerviosas o las células postsinápticas. Además, los resultados de estudios e histoquímicos, inmunocitoquímicos y autorradiográficos demostraron que una o más de estas sustancias estaban presentes en las mismas neuronas que contenían una de las aminas biógenas clásicas que actuaban
como neurotransmisores. Por ejemplo, las encefalinas se encuentran en neuronas simpáticas posganglionares y en las células cromafines de la médula suprarrenal. El VIP se localiza de manera selectiva en neuronas colinérgicas periféricas que inervan glándulas exocrinas y el neuropéptido Y se encuentra en terminales nerviosas simpáticas.
Tales observaciones sugieren que la transmisión sináptica, en muchas circunstancias, puede ser mediada por la liberación de más de un neurotransmisor

 

 

Neuropéptido

Los neuropéptidos son moléculas pequeñas, formadas por la unión de dos o más aminoácidos, y que se originan por transducción sináptica cerebral.

Forman parte de la familia de los péptidos ya que están unidos mediante enlaces peptídicos. Son similares, por su estructura, a las proteínas, se diferencian de ellas por su longitud menor.

Número de
aminoácidos
Neuropéptido
3 aa TRH
9 aa Oxitocina
11 aa Sustancia P
14 aa Somatostatina
36 aa NeuropéptidoY
39 aa ACTH
41 aa CRH
198 aa Prolactina
5 aa Encefalinas
celda Endorfinas

Se han identificado alrededor de 100 neuropéptidos de fuentes biológicas. Su dimensión puede variar desde dos aminoácidos, como la carnosina, hasta más de 40, como la Hormona liberadora de hormona adrenocorticotropa o CRH (del inglésCorticotropin-releasing hormone).

Tienen una función cerebral tanto estimulante como inhibidora, produciendo, entre otras cosas: analgesia, apetito, sueño, etcétera.

 

 

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar