Aprobación de nuevos fármacos – FDA

INVESTIGACIÓN PRECLÍNICA ADICIONAL

 

Luego de obtenerse una molécula con actividad farmacológica potencial que interactúa con un objetivo farmacológico validado y que altere su función en la forma deseada (ya sea al incrementar o inhibir las funciones del sitio donde ejerce su efecto). Nadie puede considerar todos los aspectos de la molécula en cuestión; su afinidad y selectividad para la interacción con el sitio efector, sus propiedades farmacocinéticas (absorción, distribución, excreción, metabolismo), aspectos relacionados con su síntesis o purificación a gran escala a partir de una fuente natural, sus propiedades farmacéuticas (estabilidad, solubilidad, aspectos de la formulación) y su seguridad.

  • Afinidad
  • Selectividad
  • Absorción
  • Distribución
  • Excreción
  • Metabolismo
  • Estabilidad
  • Solubilidad
  • Formulación
  • Seguridad

Los investigadores esperan poder corregir, en la medida de lo posible, cualquier deficiencia o vía mediante la modificación de la molécula o por cambios en la forma en que la molécula se presenta para su uso.

Antes de su administración a seres humanos, un posible fármaco debe ser analizado en busca de toxicidad general al vigilar la actividad de varios sistemas en dos especies de animales por un periodo prolongado.

Los compuestos también se evalúan en cuanto a su carcinogénesis, genotoxicidad y toxicidad reproductiva. Se utilizan animales en gran medida para este grupo de pruebas, aunque el valor predictivo de los resultados obtenidos en especies no humanas no es perfecto. Por lo común se utiliza un roedor (con mayor frecuencia un ratón) y un animal no roedor (a menudo un conejo). Se utilizan análisis in vitro y ex vivo cuando sea posible, para evitar el sacrificio de los animales y para reducir los costos. Si se observa un efecto indeseable, una pregunta obvia es si se debe al mecanismo (p. ej., causado por la interacción del fármaco con su objetivo farmacológico) o por un efecto no relacionado con el sitio de acción. Si ocurre esto último, existe la posibilidad de reducir el efecto al optimizar la molécula.

Antes de que puedan llevarse a cabo estudios clínicos en Estados Unidos de un posible nuevo fármaco (es decir, antes de que el posible fármaco pueda administrarse a un ser humano), el patrocinador debe hacer una solicitud de investigación de nuevo fármaco (IND, Investigational New Drug) que es solicitada por la( FDA, Food and Drug Administration ) para obtener los permisos para administrar el fármaco a seres humanos en etapa de prueba. La solicitud de IND describe las bases y la evidencia preliminar para la eficacia en sistemas experimentales,

así como los aspectos farmacológicos, toxicológicos, químicos y de fabricación del fármaco en seres humanos. La FDA tiene 30 días para revisar la solicitud, tiempo en el cual la agencia puede rechazar la solicitud, solicitar más datos o permitir que se lleven a cabo las pruebas clínicas iniciales. En ausencia de objeción o después de 30 días de realizada la solicitud, puede iniciarse un estudio clínico.

 

ESTUDIOS CLÍNICOS Y PARTICIPACIÓN DE LA FDA

La FDA es una agencia reguladora que pertenece a los U.S. Department of Health and Human Services. La misión publicada indica que la FDA: tiene la responsabilidad de proteger la salud pública al verificar la seguridad y eficacia de los fármacos, productos biológicos, dispositivos médicos, alimentos, cosméticos y productos que emitan radiación para su uso con fines veterinarios y para seres humanos.

La FDA también tiene la responsabilidad de favorecer la salud pública al acelerar innovaciones para la producción de medicamentos y alimentos más eficaces, más seguros y más accesibles; a ayudar al público en general a obtener la información precisa, científica necesaria para el uso de medicamentos y alimentos con el fin de mejorar su salud (FDA, 2009).

Posiblemente dirás y esto que tiene que ver conmigo si es de otro país, bueno en Chile y en gran parte de latinoamerica utilizamos la información dada por la Food and Drug Administration (FDA), en Europa se utiliza The European Medicines Agency (EMA)

La primera legislación relacionada con un fármaco en Estados Unidos fue la Federal Food and Drug Act de 1906, que revisaba sólo el transporte interestatal de alimentos y fármacos adulterados o con violación de marcas. No existía la obligación de establecer la eficacia o seguridad de los fármacos. En 1938, se realizaron enmiendas a esta acta, después de la muerte de 105 niños por el consumo de la solución “elixir de sulfanilamida”, una solución de sulfanilamida en dietilenglicol, un solvente excelente pero sumamente tóxico que se utiliza como ingrediente en los anticongelantes. La aplicación de la ley del acta enmendada fue asignada a la FDA. Se hicieron obligatorios los estudios de toxicidad y la solicitud de aprobación de nuevos fármacos (NDA, New Drug Application) antes de que un fármaco pudiera ser publicitado y distribuido. Aunque era necesario demostrar la seguridad de los nuevos fármacos, no se requerían pruebas de su eficacia.

 

En el decenio de 1960, se introdujo en Europa la talidomida, un fármaco hipnótico sin ventajas obvias sobre otros fármacos. La investigación epidemiológica estableció que este fármaco, cuando se consumía al inicio de la gestación, era causante de una epidemia de defectos congénitos graves y relativamente poco comunes, la focomelia. En reacción a esta catástrofe, el Congreso estadounidense autorizó las enmiendas de Harris-Kefauver en la Food, Drug, and Cosmetic Act de 1962. Estas enmiendas establecieron la obligatoriedad de pruebas de eficacia así como documentar la seguridad relativa en términos de riesgo/beneficio para el trastorno patológico a tratar (mientras más grave es la enfermedad se acepta un mayor riesgo).

 

 

Una de las responsabilidades de la ciencia es proteger al público de medicamentos nocivos. Sin embargo la FDA enfrenta un reto enorme, en especial por la creencia general de que no puede cumplirse su misión con los recursos disponibles. Además, los peligros por los fármacos que causan efectos adversos no esperados no constituyen el único riesgo de un sistema imperfecto; también puede ocurrir daño cuando el proceso de aprobación retrasa la comercialización de un nuevo fármaco con importantes efectos beneficiosos.

Determinar la seguridad y eficacia antes de la comercialización masiva requiere una gran precaución.

 

La talidomida (Thalomid®) se usó hace década como un sedante y como un tratamiento para las náuseas matutinas en las mujeres embarazadas. Cuando se descubrió que causaba defectos de nacimiento, fue retirado del mercado. Luego, se introdujo nuevamente al mercado como tratamiento para el mieloma múltiple. Los efectos secundarios de la talidomida pueden incluir somnolencia, cansancio, estreñimiento grave y daño a los nervios que causa dolor (neuropatía). La neuropatía puede ser grave, y puede que persista después de suspender el medicamento. Además, existe un riesgo aumentado de coágulos sanguíneos graves (que comienzan en las piernas y que pueden llegar hasta los pulmones).

 

El video de la talidomida menciona los nuevos usos de este fármaco. Justamente como trabajo final en análisis de evidencia científica II,  fue el análisis CASPe de :

Efficacy and Safety of Lenalidomide for Treatment of Low-/Intermediate-1-Risk Myelodysplastic Syndromes with or without 5q Deletion: A Systematic Review and Meta-Analysis. (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27824902)

La Lenalidomida es un nuevo fármaco lanzado a la venta en el año 2004, el otro fármaco, talidomida (del cual nace Lenalidomida) ya tiene bastante tiempo. Se supone que el valor del nuevo fármaco es mucho mayor que el anterior, por lo cual, por medio de investigación encuentro precios en argentina arrojando lo siguiente:

Un derivado de la Talidomida, que resultaba tener menos efectos secundarios, pero en el análisis comercial;

Lenalidomida 10mg x21 comprimidos = 233761 pesos argentinos, valor por comprimido = 11131 (494,116.22 Pesos chilenos).

Talidomida 100mg x10 comprimidos = 139 pesos argentinos, valor por comprimido = 14 (621.47 Pesos chilenos).

Extraído desde cáncer.org “ Debido a que estos medicamentos pueden aumentar el riesgo de graves coágulos sanguíneos, a menudo se administran con aspirina o un anticoagulante”.
Estos resultados sirven para detenerse, y pensar; que un médico tiene el poder de llevarte a la quiebra económica, si no conoce bien que terapia utilizar.